10 Consejos para pasar un invierno saludable

Dra. Susana Clemos Matamoros. F.E.A. Medicina Interna. Hospital Reina Sofía. Tudela

Print Friendly, PDF & Email
Llegan las bajas temperaturas, la lluvia y, en varios rincones del país, la nieve. Durante el invierno, las personas son más propensas a sufrir enfermedades respiratorias, aumentar de peso y hasta sufrir depresiones y cuadros de estrés. Por eso, es recomendable adoptar algunos consejos para sobrellevar de mejor manera la temporada de frío que ya se instaló entre nosotros.

Washing of hands with soap under running water.

1. Mantener y reforzar los hábitos de higiene

En invierno, los virus y bacterias que causan enfermedades respiratorias circulan con mayor frecuencia, de manera que la tasa de contagio aumenta al permanecer en ambientes cerrados y mal ventilados.
Una de las recomendaciones básicas para mantenerte sano es reforzar los hábitos de higiene.
El virus causante de un resfriado se puede transmitir de manera sencilla de una persona a otra. Las vías de transmisión son las siguientes:
• Saludar estrechando la mano.
• Agarrar las barras de seguridad en el autobús o en el metro.
• Tocar el pomo de una puerta en un lugar público.
• Utilizar los aseos de un baño púbico.
Para evitar un resfriado es particularmente importante aumentar el nivel de higiene personal durante los meses de invierno, dando especial importancia al lavado de manos. Sobre todo, si se ha estado en un lugar público.
Además, es recomendable taparse la boca o cubrirse con el brazo al momento de estornudar
o toser para evitar la propagación de los gérmenes. Asimismo, hay que evitar tocarse los ojos, la boca y nariz ya que de este modo es como se propagan los virus presentes en sus manos.
Ventila la casa diariamente durante aproximadamente unos 20 minutos.
No seques la ropa dentro de casa ante la estufa o la chimenea, pues la humedad favorece las enfermedades respiratorias.

2. Fortalecer el Sistema Inmunitario

El sistema inmunitario es el mecanismo de defensa natural del cuerpo que ayuda a protegerlo ante las infecciones. Sin él estaríamos indefensos al exponernos a las influencias nocivas de nuestro entorno.
Para reforzar el sistema inmunitario, no son necesarios tomar medicamentos ni complementos alimenticios, las defensas naturales del cuerpo se pueden aumentar de forma natural.

Dieta saludable
• Llevar una alimentación saludable, variada y equilibrada.
• Consumir frutas y verduras frescas con regularidad.
• La vitamina C en comprimidos no previene del resfriado, es más saludable obtener esta vitamina a través de los alimentos.

Ejercicio
Practicar ejercicio físico ayudará a entrar en calor y combatir el frío.
• Evitar el sedentarismo.
• Realizar ejercicio moderado de forma regular (natación, running…).
• Sin embargo, el exceso de ejercicio tiene un efecto adverso sobre el sistema inmunológico.

Relajación
• El estrés prolongado debilita las defensas inmunitarias.
• En caso de llevar una vida diaria muy estresante, realizar ejercicios de relajación de forma regular.

Dormir
• Dormir bien y las horas suficientes.
• Los problemas de sueño debilitan el sistema inmunitario a largo plazo.
• La necesidad de dormir es diferente en cada individuo, pero lo más recomendable es dormir entre 7 y 9 horas diarias.

3. Evitar cambios bruscos de temperatura

Los extremos de temperatura son perjudiciales en esta época del año. Por eso, se debe tomar en cuenta que la temperatura de la vivienda debe estar en torno a los 22º C y es aconsejable asimismo ventilar periódicamente los ambientes.

4. Estar atentos a la protección del hogar

El invierno es la estación donde ocurren más incendios en el hogar. En este sentido, es aconsejable agudizar la atención sobre este aspecto y enseñarles a los chicos qué hacer en casos de accidentes doméstico.
Existe además el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono por combustión en el interior del hogar, por lo que se aconseja no instalar estufas en los baños, revisar las salidas al exterior de calefactores y estufas.
Todo artefacto debe ser colocado por un gasista matriculado, bajo ciertas normas de seguridad, para evitar la emisión de gas y de monóxido de carbono.
Se recomienda evitar el uso de braseros y además garantizar siempre la ventilación de los ambientes. Todo ambiente debe tener una salida directa a la calle, como ser una rejilla por donde salga el aire. Si no la tiene, es fundamental dejar una ventana abierta.

5. No desatender la protección solar

Los rayos de sol pueden quemar la piel durante esta época del año, especialmente para aquellos que practican deportes invernales o al aire libre o en lugares con alto reflejo de los rayos del sol (como agua y nieve). Por eso, es necesario aplicar protección solar con altos índices de protección UV (ultravioleta) en las zonas de la piel que no se encuentren cubiertas por la ropa.

6. Reforzar el cuidado de la piel

Durante esta época del año, la piel lucha contra los efectos del frío y los cambios bruscos de temperatura. Para afrontar estas variables es aconsejable estar pendientes de hidratar, proteger y nutrir la piel para evitar descamaciones, raspaduras y grietas.

7. Cuidar de la alimentación

En invierno, el cuerpo necesita más calorías para afrontar el frío, lo cual suscita la probabilidad de aumentar de peso durante la temporada. Para evitar esta situación, es recomendable mantener los horarios de alimentación, modificar la temperatura de las comidas con alimentos tibios y añadir a la dieta una variedad de frutos secos.

8. Aumentar la ingesta de vitaminas

Para combatir los malos efectos del invierno es necesario aumentar la ingesta de vitaminas A, C Y D mediante los alimentos apropiados (cítricos, verduras de hoja verde, lácteos, etc). La vitamina A evita la resequedad del cutis y las grietas en los labios. Por su parte, la vitamina C ayuda a aumentar las defensas y a prevenir resfriados.

9. Cuidar el estado de ánimo

Los meses de frío representan para muchos, tiempos de estrés y de tristeza. De hecho, algunas personas son diagnosticadas con el denominado Trastorno Afectivo Estacional. Por eso, es importante mantener una actitud y una disposición mental positiva. Por otro lado, resulta de gran ayuda descansar y dormir en un ambiente agradable y con temperatura adecuada.

10. Adecuar la indumentaria

El consejo más práctico es vestirse en capas (técnica “cebolla”) para poder mantenerse secos y calientes. Si el clima es muy frío, es recomendable vestir ropa térmica. Asimismo, es importarte considerar que los bebés y niños deben vestirse con una capa de ropa más de la que un adulto llevaría en las mismas condiciones. Sin embargo, hay que estar atentos que el abuso de prendas demasiado cerradas o ceñidas impide una correcta transpiración.
Además de estos 10 consejos, recordar una vez más la importancia de EVITAR LOS TÓXICOS como son el consumo de tabaco y reducir la ingesta de alcohol. Para prevenir el resfriado, se debe evitar el tabaco y consumir alcohol con moderación. El exceso de alcohol y nicotina debilitan el sistema inmunitario.
Evitar medicamentos innecesarios ya que no existe un tratamiento efectivo para tratar el resfriado. Los tratamientos con fármacos solo están enfocados a mitigar los síntomas (paracetamol y mucho líquido).

ARTÍCULOS RELACIONADOS