¿Por qué me duele la mandíbula?

Dra. Idoya Orradre. Especialista en Trastornos de ATM y Dolor Orofacial. Clínica Sannas Dentofacial.

Clínica Dentofacial Sannas
ZHn51
¿Ha notado algún ruido en su mandíbula al abrir o cerrar la boca? ¿Siente molestias al bostezar? ¿Tiene dolores de cabeza crónicos? Puede que sufra entonces un trastorno de la articulación temporomandibular (TTM). Esta articulación conecta la mandíbula con el hueso temporal del cráneo y puede sentirse colocando los dedos por delante de las orejas y abriendo la boca o moviendo la mandíbula de lado a lado. El movimiento que realiza esta articulación es el que nos permite hablar, masticar y tragar y cualquier factor que evite que funcione correctamente puede derivar en un trastorno temporomandibular. Si esta disfunción no se trata, se acentúa con la edad y en pacientes de edad avanzada puede resultar un verdadero problema.

Idoya_Orradre

En Sannas Dentofacial la Doctora Idoya Orradre, especialista en Trastornos de ATM y Dolor Orofacial, es la responsable de diagnosticar y tratar estas patologías, cuyos síntomas, según los estudios, pueden llegar a afectar a más del 50% de la población.

¿Cuál es la causa más común del trastorno de ATM?

Existen varias causas que provocan este trastorno, las más comunes son:  traumatismo mandibular, hábitos parafuncionales (bruxismo, masticar chicle, morderse las uñas…),una oclusión inadecuada, factores psicológicos (estrés, depresión, ansiedad), medicamentos, ciertas enfermedades articulares, etc.

¿En qué consiste el bruxismo?

El bruxismo es el hábito involuntario de rechinar o apretar los dientes. Es una de las llamadas parafunciones, actividades del sistema de masticación que no tienen un propósito funcional. En muchas ocasiones la causa es el estrés y cuando el bruxismo es nocturno suele acarrear más problemas ya que es más difícil de controlar.

¿Cómo se manifiestan los trastornos de la ATM?

El dolor en los músculos de la cabeza es el síntoma más común, pero este trastorno puede producir además movimiento limitado de la mandíbula o bloqueos en apertura o en cierre, dolor en la cara, cuello u hombros, ruidos en la articulación al abrir o cerrar la boca o cambios repentinos en la forma de morder.
En ocasiones, una alteración en esta articulación puede provocar mareos y dolores de cabeza y oído y mucha gente lo desconoce.

¿Cómo podemos saber si sufrimos esta alteración?

Aproximadamente la mitad de la población presenta alguna alteración funcional del sistema masticatorio sin saberlo.

Los dolores en la mandíbula y los ruidos al abrir o cerrar la boca nos pueden dar la voz de alerta. A veces esta disfunción no nos permite abrir o cerrar completamente la boca, incluso podemos notar que la cara se ensancha porque los músculos se agrandan. Por otro lado, podemos tener síntomas dentarios como son dientes sensibles o desgastados o que al cerrar la boca no se juntan como antes. Si ha notado alguno de estos síntomas puede que padezca una disfunción temporomandibular.

Una vez diagnosticado, ¿Cuál es el tratamiento a seguir?

El tratamiento de este tipo de patologías es variado y multidisciplinar y debe ir precedido  de un correcto diagnóstico.

El tratamiento puede incluir: fármacos, fisioterapia de la ATM, férulas oclusales, técnicas de manejo del estrés y autocuidados, láser, acupuntura y técnicas de punción, infiltraciones (ácido hialurónico, toxina botulínica, anestésicos, corticoides, PRGF), artrocentesis, procedimientos dentales (ortodoncia, prótesis y ajuste oclusal) o tratamiento quirúrgico.

¿Qué consecuencias puede conllevar el no tratar adecuadamente este tipo de patología?

Si no tratamos este tipo de disfunciones sus síntomas pueden empeorar en un alto porcentaje de casos y causar dolor prolongado y debilitante.

El trastorno de ATM ¿se puede prevenir de alguna manera? ¿qué consejos les da a sus pacientes?

El consejo que les doy a mis pacientes es que intenten relajar la zona afectada con unos sencillos pasos:

  • Tratar de limitar los movimientos mandibulares.
  • Limitar los bostezos poniendo el puño bajo su barbilla.
  • Evitar realizar movimientos amplios de la mandíbula.
  • No masticar chicles, ni alimentos duros.
  • Aprender técnicas de relajación para controlar el estrés y la ansiedad.

¿De qué manera están vinculados el dolor orofacial y el trastorno de ATM?

Existen varios cuadros clínicos que pueden cursar, e incluso comenzar, con dolor a nivel orofacial. Los trastornos de la ATM son uno de ellos así como el dolor de origen dental. Dentro del término “dolor orofacial” existen otras patologías como las cefaleas, los dolores neuropáticos, el dolor de estructuras cervicales…Todos estos cuadros varían en sus características de presentación, pudiendo dificultar el proceso diagnóstico y su manejo. El sufrimiento que produce el dolor, tanto a corto como a largo plazo, puede originar que éste se acompañe de otros trastornos asociados, como trastornos del sueño o del ánimo, y que su manejo requiera un trabajo multidisciplinario. Lo que yo recomiendo es que ante estos síntomas, tanto a nivel de dolor orofacial como a nivel mandibular sean tratados por un experto y ante cualquier duda debe acudir al odontólogo especialista en ATM para realizarse un examen completo.

sannas

ARTÍCULOS RELACIONADOS