Zumos y batidos para el verano

Cristina Fernández Miqueleiz. Dietista-Nutricionista NA-00003. Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de Navarra

El término verano es para muchas personas sinónimo de tranquilidad y libertad, creyendo merecerlo todo para compensar los meses anteriores de trabajo y esfuerzo. Sea cual sea nuestro destino vacacional, serán las comidas especiales y el descanso lo más deseado en esta temporada.

Si en verano nos vamos a premiar con una serie de caprichos culinarios, hemos de compensarlo incorporando en nuestra alimentación la cantidad necesaria de vitaminas y minerales. Las frutas son un buen ejemplo para incorporar grandes dosis de vitaminas que nuestro organismo necesita. El verano además nos ofrece una amplia variedad de frutas y por qué no aprovechar para elaborar con ellas deliciosos zumos y batidos naturales con una licuadora o una batidora de gran potencia.

Zumos naturales

Es frecuente cuando hablamos de un zumo, pensar en primer lugar en la gran variedad de bricks de zumo que nos ofrece el mercado (de manzana, piña, tropical, melocotón…) y cuando hablamos de zumo natural lo primero en que pensamos es en zumo de naranja. Cuando el problema es la falta de ideas las siguientes recetas nos pueden ser de gran ayuda:
• Zumo de naranja, plátano y fresas. Si queremos un zumo de consistencia líquida conviene añadir poca cantidad de plátano.
• Zumo de frutas del bosque. Tan fácil como lavar y trocear las frutas del bosque, con algo de manzana y naranja, licuamos todas las frutas juntas y servimos al instante recién licuadas.
• Zumo de sandía, fresas y lima con aroma de jengibre. Limpiar muy bien la corteza de la sandía y licuarla, con pepitas incluidas. Licuar un trocito de jengibre y un trozo de lima pelada. Quitar los tallos y las hojas de las fresas y licuar también.
• Zumo de naranja, pera, manzana y limón. Pelar medio limón junto con las naranjas. Trocear la manzana y la pera para que quepan en la licuadora y licuar todo.

Si queremos impresionar con la presentación podemos optar por una degustación de zumos naturales, servidos en chupitos sobre una bandeja decorativa.
Hemos de tener en cuenta que un vaso de zumo contiene varias piezas de fruta y por lo tanto un alto contenido en azúcares. Además por su consistencia líquida es menos saciante que esas mis mismas piezas de fruta enteras. Es por ello que conviene alternar la fruta fresca y en zumo. Recordar que en la pulpa está la fibra y no convienen colarlo.
En cuanto a los zumos comerciales algunos contienen azúcares añadidos además de la fructosa que es el azúcar propio de las frutas. Por ello, debemos dar prioridad a los zumos naturales para desayunos o tentempiés.

Batidos naturales

Las frutas de verano ofrecen una gran versatilidad a este tipo de bebidas. Los ingredientes básicos: leche o yogur o bebida vegetal más la fruta y al gusto de cada uno se le puede añadir cierta cantidad de azúcar.

Hay muchas variedades y muy fáciles de preparar como por ejemplo:
• Batido de fresa: con fresas, leche y azúcar al gusto.
• Batido de plátano con leche (debe beberse al momento ya que se oxida).
• Batido de melocotón y limón. Con el zumo de limón, melocotones pelados y leche. Si queda demasiado espeso se puede añadir yogur o helado hasta conseguir una consistencia líquida.
• Batido de sandía, nectarinas y pera. Trituramos todas las frutas con yogur natural hasta que quede homogéneo.
• Batido de manzana y soja con fresas. Trituramos la manzana y las fresas con zumo de naranja y bebida de soja.

Servidos en una copa especial con una gran capa de espuma, con una pajita, sombrilla decorativa o un trozo de fruta en el borde, será la sorpresa de nuestros invitados.
También lo podemos preparar para llevar en un recipiente hermético y para que se conserve bien y se mantenga bien fresquito conviene guardarlo en un bolso o cámara isotérmica con una placa congelada o hielos.
Conviene eliminar de nuestra compra habitual tanto los batidos comerciales como yogures líquidos con frutas. En muchos casos ni siquiera llevan frutas sino colorantes y sabor a fruta y en otros la cantidad de fruta es tan pequeña como inapreciable.

ARTÍCULOS RELACIONADOS