Climaterio masculino

Mary Mar Horcada

Matrona. Master en Sexología por UCJC. Asociación Navarra de Matronas.
ZHn48
Print Friendly, PDF & Email
El climaterio masculino comprende el período de la vida que transcurre entre la madurez sexual y el inicio de la vejez.

Expresiones como andropausia, comparando con menopausia, no tienen sentido. Recordemos que menopausia se refiere a la fecha de la última regla y en el hombre no existe ninguna fecha concreta.
Durante este periodo se produce, una variación en la proporción de las hormonas, principalmente de testosterona, esta situación supone que durante el climaterio masculino al igual que sucede con el femenino se produzcan ciertos cambios físicos, psicológicos y sexuales.

Cambios en el hombre

Algunos cambios que se producen durante el climaterio masculino:
• Disminución de la estatura, de la fuerza muscular y de la masa ósea. Osteoporosis.
• Al igual que en la mujer en esta etapa pueden provocarse sensación de “sofocos”.
• Disminución del vello púbico, axilar y facial, con pelos más finos y necesidad de afeitado en plazos más dilatados.
• Sensación de cansancio.
• Acumulación de grasa en la zona abdominal. Calvicie.
• Mayor riesgo de sufrir enfermedades metabólicas y cardiovasculares.
• Agrandamiento de la próstata, por lo que se incrementa la frecuencia miccional, puede provocar disfunción sexual.
• Disminución de la actividad intelectual, de la memoria y de la orientación espacial.
• Depresión, cambios emocionales e irritabilidad.
• Disminución del deseo sexual y dificultad en lograr y mantener una erección eficiente.

Amable, delicado, paciente, tolerante y afectivo

El ideal de la masculinidad esta impuesto culturalmente, al hombre, le corresponde ser fuerte, activo y dominante.
Este estereotipo, hace que el climaterio masculino, sea percibido como un proceso insidioso, lento y progresivo de involución de la virilidad, y como consecuencia causar sentimientos de inseguridad y de disminución de la autoestima. Puede ser vivido como un momento de crisis tanto de vitalidad como de virilidad.
Casi la mitad de la existencia del hombre transcurrirá después de esta transición; pero su educación no lo ha preparado para ello. Como consecuencia el hombre, puede estar más preocupado por ser más atractivo, disimular su edad, demostrar su virilidad etc. y para ello utiliza los medios necesarios como son: fármacos, gimnasios o cosméticos etc. que le ayuden a mantenerse en este estereotipo masculino.
No obstante estos cambios hormonales promueven un hombre más amable y delicado, más paciente y tolerante. La disminución de testosterona también interviene en el deseo de competitividad con otros hombres.
El hombre se atreve a revelar sus expresiones sin preocuparse tanto de lo que opinen los demás o de quedar mal. Controla y supera mejor las emociones negativas se les da mejor el olvido y el perdón.
En esta etapa el cerebro masculino se asemeja más al femenino, el hombre es más receptivo a la oxitocina la hormona del abrazo y del afecto. Esta hormona le ejerce un efecto mayor, un efecto calmante.
Este giro hormonal puede ocasionar que los hombres maduros se asemejen más al tipo de hombre ideal que quiere la mujer.
Es importante que el hombre climatérico reconozca y acepte con naturalidad los cambios de esta etapa de la vida.

Una dieta equilibrada, un ejercicio físico adecuado, una vida sexual sana, revisiones médicas preventivas, actividad social y una actitud positiva, ayudaran a mejorar la calidad de vida en esta etapa climatérica

ARTÍCULOS RELACIONADOS