Cuidados en la psoriasis

Erika Navarro Ruíz. DUE. Hospital Reina Sofía de Tudela. Miriam Basterra Royo. DUE. Hospital García Orcoyen. Iranzu Zudaire Fernández. DUE. Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel y/o articulaciones, crónica no contagiosa. Un diagnóstico y tratamiento adecuado pueden ayudar a controlar la enfermedad y mejorar sus síntomas.

Comienza en el sistema inmune tras una activación indebida de los linfocitos T. Puede ser leve, moderada o grave, en función del nivel de descamación, rojez y porcentaje de afectación.
Principalmente se ven afectados: cuero cabelludo, rodillas, codos, parte baja de la espalda y genitales.

Factores de riesgo

• Factores genéticos (1/3 de afectados tiene familiares directos con psoriasis).
• Ciertas condiciones médicas: trastornos emocionales (estrés, ansiedad, depresión), medicamentos, infecciones de vías respiratorias superiores, zonas donde ya ha existido lesión…
• Edad: mayor frecuencia entre los 15-35 años.
• Raza: más prevalente en pieles claras, particularmente pacientes con parientes consanguíneos con psoriasis.
• Entorno: son más propicios los climas fríos y secos.

Clínica

El tamaño de las lesiones puede ser muy variable desde pequeñas pápulas hasta grandes placas cubriendo grandes áreas del cuerpo hasta deformaciones e incapacidades físicas.

Intervenciones

Incremento de la integridad cutánea:
• Advertir de que no debe rascarse las áreas afectadas.
• Recomendar medidas para prevenir la sequedad de la piel (agrava la psoriasis).
• El lavado excesivamente frecuente origina más descamación e irritación. El agua de baño no debe estar demasiado caliente y la piel ha de secarse mediante ligeros golpecitos con la toalla sin friccionar.
• Los emolientes tienen un efecto humectante porque recubren la superficie de la piel con una película oclusiva (disminuyendo la pérdida de agua) y el agua atrapada debajo de dicha película hidrata el estrato corneo. Suelen aconsejarse aceites para baño o sustancias de limpieza emolientes para calmar la irritación, la descamación y prevenir fisuras.
• Reforzar la importancia de cumplir el tratamiento.
• Pueden solicitar los servicios profesionales de la salud mental para disminuir tensión.

Tratamiento

1. Tratamiento de aplicación tópica:
– Emolientes y queratolíticos: para hidratar
– Corticoides tópicos: deben utilizarse durante periodos cortos de tiempo
– Análogos de la vitamina D: efectivos al combinarlos con corticoides tópicos. No aplicarlos en cara ni pliegues
– Retinoides (teratogénico)
– Menos usados actualmente: Antralinas
– Fórmulas magistrales (tratamiento más personalizado)
2. Tratamientos sistémicos:
Pueden estar indicados en psoriasis extensas que no responden a otros tratamientos (Metotrexato. Citostático, Acitretina. Retinoide, Ciclosporina)
3. Fototerapia y fotoquimioterapia (uvb y puva):
Helioterapia: baños de sol con un tratamiento coadyuvante.
4. Climatoterapia y balneoterapia:
– Climatoterapia: tomar el sol (helioterapia).
– Balneoterapia: baños de aguas medicinales (balnearios o agua de mar). El baño debe durar al menos 20 minutos y al finalizarlo se recomienda aplicar cremas hidratantes o emolientes.
5. Terapias biológicas: Etanercept, Infliximab, Adalimumab, Ustekinumab, Alefacept.

ARTÍCULOS RELACIONADOS