Pacientes con Baja visión

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué significa este distintivo?

La mayoría de la población reconoce el bastón blanco que ayuda en los desplazamientos a las personas ciegas o con discapacidad visual.

El bastón rojo-blanco identifica a las personas sordo-ciegas. Son personas con discapacidad visual y pérdida auditiva.

¿Qué significa, TENGO BAJA VISIÓN?

La baja visión es la condición visual que padece una persona que tiene una reducción importante de su visión que no mejora utilizando lentes, acertados tratamientos oftalmológicos o cirugía y que supone una discapacidad para realizar tareas de la vida cotidiana.

En función del motivo causante de la baja visión, la percepción puede ser borrosa, parcheada, reducida al centro de visión, o a la periferia, etc.

Habrá quien sea capaz de leer y reconocer caras, pero no de moverse con autonomía, como en el Glaucoma avanzado o Retinosis Pigmentaria, otros podrán caminar sin ayuda pero no podrán leer carteles o reconocer caras, como en la Degeneración Macular (DMAE), o Stargard.
Habrá quien sea relativamente autónomo de día y completamente ciego en la oscuridad.

¿Por qué la necesidad del distintivo Tengo Baja Visión?

Muchas personas que no están familiarizadas con la discapacidad visual piensan en la vista como algo que se tiene o no se tiene. Les es difícil entender que una persona en determinadas situaciones se desenvuelva con normalidad pero en otras necesite ayuda.

Con el distintivo Baja Visión queremos sensibilizar a la población, que el portador de la chapa padece graves problemas visuales.

No te sorprendas si:
– Camino especialmente despacio
– No me retiro al cruzarme contigo
– Me tropiezo
– No te saludo
– Te pido ayuda

En YANGUAS ÓPTICOS, somos especialistas en BAJA VISIÓN

Una vez que ha sido diagnosticado y ha acabado su tratamiento oftalmológico, en Yanguas Ópticos le valoramos el resto visual y/o campo visual útil, y en función de ello se le prescribirán ayudas especiales de Baja Visión, específicas en función de la enfermedad ocular y tareas a realizar, ejercicios para enseñarle a sacar el máximo aprovechamiento de su visión con el fin de obtener la máxima autonomía personal.
Le valoraremos además el deslumbramiento tanto interior como exterior, para minimizarlo está la prueba de filtros selectivos. El filtro selectivo reduce la luz que provoca malestar visual, el paciente manifiesta mayor confort visual, máxima protección UV, máximo contraste, máxima transmitancia (pasa la luz beneficiosa para la visión y no la que molesta) .

Como se puede comprobar, estamos ante un problema de salud complejo que precisa de una ayuda multidisciplinar especializada (oftalmólogos, optometristas especialistas en Baja Visión, psicólogos) para obtener los resultados de una buena terapia.
La clave está en hacer entender al paciente que debe iniciar una nueva etapa de vida mediante el uso y entrenamiento de las ayudas para rehabilitar el resto de visión que aún le queda, por disminuida que sea.

ARTÍCULOS RELACIONADOS