Todas las varices, incluidas las de gran calibre, se pueden tratar sin anestesia y sin pasar por el quirófano

Dr. Leopoldo Fernández Alonso, Especialista en Cirugía Vascular. Hospital San Juan de Dios. Pamplona.

Print Friendly, PDF & Email
Cerca del 30% de la población navarra tiene varices y una buena parte necesita tratamiento quirúrgico (Safenectomía). Aunque se trata de una cirugía relativamente sencilla y con pocos riesgos, no deja de ser una intervención y requiere, por tanto, pasar por un quirófano, anestesia general o raquídea y varias semanas de baja laboral.

En la últimos años han ido apareciendo otras técnicas en el tratamiento de las varices (Laser, Clarivein, etc ), con menores requerimientos anestésicos y una más pronta reincorporación de los pacientes a la vida normal. De todas ellas, la ‘ESCLEROSIS ECOGUIADA CON MICROESPUMA’ es, hasta la fecha, la única que se realiza sin ningún tipo de anestesia y la única que permite a los pacientes una incorporación inmediata a la vida normal.

Durante casi 13 años nosotros hemos tratado cerca de 2500 pacientes con varices utilizando esta técnica, consolidada ya, en equipos con experiencia suficiente, como una alternativa a la cirugía convencional para tratar todo tipo de varices de las extremidades inferiores, incluidas las de gran tamaño que habitualmente presentan los varones.

Sin intervención quirúrgica y sin anestesia

Se trata de una técnica poco invasiva que identifica las venas enfermas mediante una prueba denominada ‘Eco-Doppler’. Una vez identificadas, se realiza una punción en la piel, guiada con la ecografía, y se introduce un fino catéter en la vena que se quiere tratar. Ya dentro, se inyecta en la vena enferma un fármaco en forma de espuma que irrita la pared y la esclerosa, la endurece, hasta hacerla desaparecer. El efecto es el mismo de una operación pero NO ES UNA INTERVENCION QUIRÚRGICA.
Al no tratarse de una operación tiene algunas ventajas. En primer lugar, NUNCA necesita anestesia, puesto que el procedimiento tan sólo requiere una o varias punciones finas en la piel. Tampoco necesita ingreso, ya que se realiza en la misma consulta. Además, el paciente puede seguir realizando una vida completamente normal (trabajar, conducir, viajar…) desde el mismo momento en que sale por la puerta de la consulta sin ninguna necesidad de reposo ni, por supuesto, de baja laboral.

El principal inconveniente del procedimiento, si se puede llamar así, es que requiere un poco de paciencia puesto que son necesarias varias sesiones hasta completar el tratamiento.

La técnica se puede utilizar en todas las varices, desde las pequeñas telangiectasias (arañas vasculares), hasta las grandes dilataciones dependientes de la vena safena , tan frecuentes en los varones y que, habitualmente, se remiten para operar. En este tipo de varices grandes o “tronculares”, en las que la safena está enferma, la esclerosis con microespuma tiene muy buenos resultados, ya que se trata normalmente de venas de gran tamaño y con mucha sintomatología y se consigue, sin pasar por un quirófano, no sólo la eliminación de las venas visibles sino también la desaparición o la mejoría notable de los síntomas propios de la enfermedad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS